Qué día más extraño. Normalmente ya lo tienen las vacaciones donde no tenemos nada reservado ni sabemos donde pararemos, pero esta ruta por Alaska aún lo acentúa más. El disponer de la autocaravana para viajar, te permite una libertad de movimientos tan grande, que a veces cuesta decidir hacia dónde vas. Y eso es lo que nos ha pasado hoy…

Estaba visto que nuestra estancia por la ciudad de Seward debía ser pasada por agua. Nos levantamos lloviendo, y vamos a desayunar de nuevo en el centro, pero esta vez con la caravana. No tenemos ganas de volver a quedar empapados. Sincronizamos el desayuno con un lavado de ropa en la lavandería (lavamos y secamos la ropa mientras hacemos un buen desayuno!).

Toda la ropa bien limpia!

En la zona donde acampamos, nos encontramos un águila de cabeza blanca que vuela entre la niebla

Y ya pensábamos que no podríamos salir de Seward, porque la carretera estaba prácticamente inundada, pero ha sido dejar la ciudad atrás, y la lluvia ha cesado. Casualidad?

Y encima rompemos los paraguas!

Tomamos la Sterling Hwy, una carretera muy bonita. Volvemos a disfrutar de los colores de los árboles, los ríos y los lagos, como por ejemplo el Tern Lake. Suponemos que es la hora de acabar de los pescadores, ya que vemos un montón recogiendo enseres a las orillas del río Kenai, con unas maravillosas aguas turquesas. Nos cuesta mucho decidir dónde parar, donde seguir, donde girar… No porque no nos guste lo que vemos, sino todo lo contrario. Queremos verlo todo, y descubrir todos los rincones. Y si giramos por aquí…? Y si tomamos este camino…? Y si…?

El Tern Lake

Es hora de recoger trastos y volver a casa

El llago Kenai

Los pescadores han visto algo en el bosque…

Nos detenemos en un rincón, junto al río y nos comemos unas ensaladas. En los supermercados Safeway puedes preparartela a tu gusto y las venden a peso.

Una buena ensalada para comer (no comemos mal, no…)

Por la noche llegamos a la ciudad de Soldotna. Como todas las de Alaska, al entrar encuentras las gasolineras, y tiendas genéricas (McDonalds, Subway, Tacobell, concesionarios de coches, restaurantes…). Nosotros paramos en una muy curiosa: “The Moose is Loose”. Una mezcla de pastelería y tienda de regalos, relacionados con el Moose (los alces). Cristina ha disfrutado como una loca; camisetas, pijamas, gorros, adhesivos, pins, llaveros… de todo con la cara de estos animales.

Lo quiero comprar todo!!!! De momento, me quedo con este pijama…

No puede faltar la tienda Harley Davidson

Llenamos el “bicho” de gasolina y volvemos a dudar de donde pasar la noche. Un primer camping no nos convence, y si continuamos un poco más…? Uy, el siguiente está cerrado, y si buscamos otro…? Y el “y si…” nos ha llevado a que se está oscureciendo y no sabemos dónde parar. La mayoría de campings que tenemos en la guía están cerrados por finalización de temporada. Pero como muchos no están en la carretera general, nos hemos adentrado hacia la zona de bosques del pueblo de Kasilof. Allí, nos encontramos con una madre y una cría de moose, y claro, nos encantamos un buen rato. Paramos el motor y dejamos que coman muy cerca de nosotros.

El Moose nos mira con cara de “qué pasa, chicos?”

Él a su rollo, comiendo….

Finalmente, y casi sin saber cómo, llegamos a una zona de acampada libre, pero parece cerrada. Aún así, es muy tarde y ya es casi de noche. Decidimos acampar, aunque no estamos del todo seguros. El lugar está demasiado apartado, y de noche, parece más inquietante de lo que seguramente es. Y encima nos encontramos otro moose (enormeeeeee), comiendo junto al lugar de acampada. Pues nada, Cristina comienza a preparar algo de cena, y yo estoy a punto de invitarle a que cene con nosotros…

Y los colores del cielo cogen una fuerza…

La luz se va, y los bosques tienen un aire fantasmagórico

Solos, totalmente de noche, y los típicos ruidos del bosque. Y si nos movemos…? Y si continuamos buscando otro sitio donde acampar…? Tenemos un poco de miedo, no? Y si…?

Clica para ver el resumen de la ruta por Alaska

Clica para ver todas las entradas sobre Alaska

Anuncios

Join the conversation! 5 Comments

  1. Quina aventura que esteu visquent… 😉 Continueu postejant!

    Responder
  2. D’acord, ja és oficial… Us odio profundament! Tot el viatge a New England intentant veure un Moose. Una hora de guàrdia al capvespre amagats en un llac on ens van assegurar que anaven sempre a beure i l’únic que en vam treure va ser que se’ns mengessin els mosquits. Al final em va consolar pensar que els Moose no existien i que era una invenció per a turistes i vosaltres m’heu tret aquesta il·lusió… Grrrrrr!!!!!

    Responder
  3. Ens feu recordar temps meravellosos que varem viure amb la nostre autocaravana viatjant per tot Europa…. la sensació de llibertat es increïble i també les nits en soledat escoltant els sorolls del bosc amb un ull mig obert per li les mosques.

    Jo no arribo a odiar-os per tot el que esteu visquen, però ja em falta poc….. la experiència amb el Mooses es un pas mes cap aquesta fita.

    Estem vivint en directe dia a dia tot el que feu… i això de debò, no te preu. Gracies

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

About BonaVida

Ens encanta viatjar, la fotografia, la cuina... i la bona vida! I de postres: compartir-ho amb tothom!!!! www.bonavida.cat Nos encanta viajar, la fotografía, la cocina ... ¡y la buena vida! Y de postres: ¡compartirlo con todo el mundo! www.salydescubre.com

Categoría

Alaska