canada1826_quebec

 

Los habitantes de Toronto son especialistas en salir fuera el fin de semana y eso se nota en la ciudad. Así que nosotros decidimos hacer lo mismo mientras estamos instalados en Canadá, y este pasado fin de semana decidimos visitar la Ville de Québec (27 y 28 de abril 2013).

¡Y madre mía, qué contraste! En primer lugar nos encontramos con los días más calurosos y soleados desde que estamos en Canadá. Después, la ciudad es muy diferente arquitectónicamente hablando. Las calles y plazas nos hacen pensar que nos hemos trasladado a Europa. Y por último, tenemos el tema del idioma. Sabíamos que en Québec son francófonos, pero nos sorprendió (muy gratamente) ver hasta qué punto llega la barrera idiomática.

En respuesta a una pintada en inglés ("No seas un ladrillo más en la pared"), podemos leer "Precisamente: en Québec vivimos en francés"

En respuesta a una pintada en inglés (“No seas un ladrillo más en la pared”), podemos leer “Precisamente: en Québec vivimos en francés”

 

Aunque el inglés y el francés son los idiomas oficiales, no encontramos ninguna placa de calle, ninguna indicación ni ningún rótulo en la lengua de Shakespeare. Sí, claro que en muchas tiendas turísticas podíamos leer ambos idiomas, y que muchos trabajadores de cara al público hablan las dos lenguas, pero siempre, siempre, se nos dirigían en primera instancia hablando el francés.

Pero volvamos a las calles de Québec… La ciudad tiene un casco antiguo realmente bonito, y una zona que da al río, muy agradable para pasear. De hecho, una de las mayores sorpresas es encontrarse murallas que rodean la ciudad vieja. Están perfectamente cuidadas e incluso existe una ruta para recorrer buena parte de ellas por encima, con la ciudad a nuestros pies. Al atardecer, los jóvenes se reúnen sobre estas murallas para ver cómo se esconde el sol, unos leyendo, otros bebiendo…

Las murallas envuelven el Vieux-Québec. Puerta Saint-Jean

Las murallas envuelven el Vieux-Québec. Puerta Saint-Jean

Nos unimos a la tradición de ver la puesta de sol desde las murallas

Nos unimos a la tradición de ver la puesta de sol desde las murallas

Como si se tratase del último día, todo el mundo quiere ver la puesta de sol

Como si se tratase del último día, todo el mundo quiere ver la puesta de sol

 

Toda esta zona dentro de la muralla es le Vieux-Québec, muy visitada, pero a pesar de la multitud, fue como trasladarnos a algún rinconcito de París. Si incluso tienen barrio latino!
La zona más conocida es la que rodea la Place Royale y la calle más transitada, la Rue Du Petit-Champlain, lleno de tiendas, galerías de arte y restaurantes. Llamada la Ciudad Baja (Basse-Ville), se comunica con la Alta (Haute Ville) mediante una empinada calle (Côte de la Montagne), que ofrece un acceso en forma de escalera (la Escalier Casse-Cou, literalmente la escalera Rompe-cuellos). También podemos utilizar un funicular, pero los que no queremos hacerlo (como nosotros), tenemos que trabajar las piernas. Y es que el desnivel entre diferentes barrios de Québec es enorme.

Clica sobre cualquier imagen para abrir la galeria:

 

Esto también lo notamos al ir a la parte nueva de la ciudad, al barrio Nuovo-St-Roch. Bajar es fácil, pero las escaleras para volver a subir son terribles (ay, la edad!).

No queda otra opció que las escaleras para pasar de la parte Alta a la Baja de la ciudad

No queda otra opción que las escaleras para pasar de la parte Alta a la Baja de la ciudad

 

Pero si tenemos que quedarnos con una imagen, ésta sería la del conocido Hotel Chateau Frontenac, situado en la Ciudad Alta (Haute Ville). No hay postal de Québec donde no salga este hotel donde durante la Segunda Guerra Mundial se planeó el famoso Día D (Desembarco de Normandía). Nos conformamos con visitar su hall y pisar historia pura. Nosotros no nos podemos quejar, ya que pasamos 2 noches en el hotel Le Capitole (un antiguo teatro donde todavía hacen representaciones y conciertos) muy bonito, moderno y bien situado. Junto al Château Frontenac encontramos la Terrasse Dufferin, un paseo de madera en el borde del acantilado, con el río abajo. Este paseo conduce hacia los Planes de Abraham, un lugar histórico donde en 1759 las tropas inglesas derrotaron a las francesas marcando la historia de Canadá.

Clica sobre cualquier imagen para abrir la galería:

 

También pisamos le Marché du Vieux-Port (ya sabéis que somos apasionados de visitar los mercados de todo el mundo) y hacemos un agradable paseo por la zona portuaria (aunque no tienen mar, la ciudad está situada a orillas del río Saint-Laurent) siguiendo un largo carril bici que nos lleva de nuevo a la ciudad vieja.
En definitiva, Québec ha pasado a nuestra lista de aquellas ciudades que nos enamoran a las pocas horas de pisarlas, y el fin de semana ha pasado muy rápido, eso sí, nuestros pies han sacado humo como nunca…

Clica sobre cualquier imagen para abrir la galería:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

About BonaVida

Ens encanta viatjar, la fotografia, la cuina... i la bona vida! I de postres: compartir-ho amb tothom!!!! www.bonavida.cat Nos encanta viajar, la fotografía, la cocina ... ¡y la buena vida! Y de postres: ¡compartirlo con todo el mundo! www.salydescubre.com

Categoría

Canadá, Québec

Etiquetas

, , ,